Esto es una casa que se va construyendo con experiencias. Como si un lugar íntimo y privado (como un jardín) abriese sus puertas para que la gente entre y curiosee. Como si visitar el blog fuese un ratito en el jardín, con el sol tibio, galletas y una conversación bonita —

Buscador

28 ene. 2018

Los colores de las cosas


Samuel Zeller /

Volver a escribir aquí es como estrenar libreta. Sin duda volver a tener mi pequeño rincón en blogger era algo que llevaba persiguiendo un tiempo y que hoy, por fin, puedo decir en voz alta y clara: he vuelto. Diferente, claro. Pero aquí estoy.

Tuve una etapa en la que me sentí hormiga, todo era gigante y yo no lograba sintonizar con el «ahora». Vivía suspendida en un punto sin saber cómo tenía que volver. Fue un tiempo muy duro, de un color feo, en el que las cosas pasan, pero no ocurren. Donde tú permaneces estática sintiendo cómo lo vas olvidando todo poco a poco. Empecé entonces a dejar de ver los colores de las cosas.

No puedo decir qué fue lo que pasó, ni cuándo. No hubo un click, hubo música que sonaba a intervalos. Porque nada era lineal. Nada ocurre de esa manera. Hay días en los que te levantas y duras todo el día haciendo cosas. Otros, el logro es simplemente entrar en la ducha. Y muchos, era vivir sobre un colchón. Hasta que esas cosas pequeñas que vas consiguiendo, forman algo grande. Entonces nació The public garden.

Nació hace cerca de un año. Aunque desde una edad temprana, siempre imaginé una casa dentro de nosotros. Una casa que muta y refleja todo lo que ocurre dentro. Todo lo abstracto y difícil. La mía tendría un jardín. Un jardín que perdió mucha de sus plantas durante esa mala época.

Hace cerca de un año, nació un brote.
Y a día de hoy, ese mismo jardín vuelve a tener sus plantas.

The public garden es todo lo que aprendí, todo lo que crecí, lo que me transformé y superé. Todo lo que está pasa en el ahora que estoy viviendo. Todo lo que puede que venga. Este blog es un prisma en el que te hablaré de lo que ocurre, de todo lo que me aportó vivir en Francia, de lo que aprendo cada día, de mi profesión que tanto riego para que crezca sana y fuerte y de las pequeñas grandes cosas que aún emocionan.

Este blog se ha construido poco a poco, poniéndole mimo y con el increíble talento de Mireia (al mando de Serein Atelier) para confeccionar su estructura. Es un blog que mutará, en el que las plantas cambiarán, en las que los frutos no serán los mismos en invierno que en verano. Pero que está aquí. Para vosotros.

Es imposible olvidar cómo bailar, solo tenemos que esperar la canción.








5 comentarios :

  1. Ay, Lana, no sabes la ilusión que me hace leerte por aquí de nuevo. Me encanta verte con ganas, positiva. Admiro mucho no sólo tu trabajo (ya lo sabes) si no tu forma de comerte el mundo y de sobreponerte. Sigue así, estoy deseando leer todo lo que tienes que contarnos y enseñarnos.

    Un beso enorme desde el otro lado del mundo <3

    P.D.: Te conocí con Momo y esto me trae tan buenos recuerdos jo

    ResponderEliminar
  2. Qué bonito verte siendo el jardín de flores que siempre has sido, Lana. Qué bonito, como dice Rocío, conocerte como Momo, y seguir a tu lado como Lana. El rincón, como te dije, es precioso, y me encanta verte brotar de nuevo, me encanta que te des todas las oportunidades, que sigas, que no te rindas, que no dejes de quererte, que te veas el animal más grande de todos, porque es lo que eres: g r a n d e.

    Tengo muchas ganas de leerte, de ver tus dibujos (a los que echo de menos), y de ver todo cuanto colorees, todos los frutos, todas las hojas.
    Qué bonito volver a tenerte por aquí, de verdad, es como si nunca te hubieras ido (como si nunca hubieses dejado de bailar).

    Abrazos fuertes,
    y crêpes con nutella.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta leerte de nuevo de esta forma. El blog está precioso y tú brotando.

    Tengo muchas ganas de leer todo lo que la vida te ha aportado estos meses y cómo has crecido.

    Me alegro muchísimo de verte de nuevo por aquí, un abrazo fuerte fuerte y mucho ánimo y ganas de escribir.

    ResponderEliminar
  4. ¡Me encanta el vestido de tu rincón! (cómo no iba a gustarme, Mireia siempre hace magia).

    Escribes muy muy bonito, y espero leerte durante mucho tiempo por aquí :)

    ¡¡Besos!!

    ResponderEliminar
  5. No imaginas las ganas que tenía que que volvieras, de volver a leerte. Sobre todo por que sé que esto es muy importante para ti. ¡Esto es un paso de gigantes!

    Espero que este pequeño rincón que has creado, crezca muchísimo y lo llenes de luz y de agua. Las personas que te leemos, le daremos vida con nuestras visitas, comentarios y lecturas. ¡Gracias por abrirnos la puerta de tu jardín Lana! :)

    ResponderEliminar